jueves, julio 29

Jaula de palabras

Perdóname, si hay días que no tengo nada que decir, y no deseo contarte nada, más que los lunares de tu espalda que aún son territorio reservado para otro más afortunado que yo. Mientras yo le escribo un cuento a la niña que te habita y me cautiva, él le platica un cuento a la mujer para llevársela a la cama. Cuestión de gramática, o quizá de suerte.

El caso es que no estás aquí para quererte, sino allá para querer, que este juego de palabras de nada me sirve cuando a ti poco viene a interesarte este caballero que da hasta la cabellera por la dama que en ti habita, por la monja detrás de tu habito, por el habito y costumbre que es quererte disimuladamente.

Uno cantando para calmarte, el otro para encamarte, dueña de mis rezos y de mis besos no tengo para obsequiarte más que la simpleza de un presente, mis bolsillos rotos donde va de fe y estas letras, que suenan disonantes, desafinadas, cuando las canto solo en Mí.

4 comentarios:

Scarlett dijo...

Definitivamente, hoy tus letras locas forman palabras coherentes que llenan las oraciones precisas de los párrafos inteligentes conformando un texto breve, pero no por eso menos ingenioso que el que has plasmado hoy aquí... Me gusto muchísimo
Felicidades

La monstrua dijo...

definitivamente el día de hoy usted se ha sacado una estrellota en la frente con este escrito, a veces sueles ser tan atinado, que hasta envidia me dan tus letras... o en su defecto no poder ser musa de letras así...

Anónimo dijo...

me encanto
por cierto, quien es tu musa?

rOo RAMONE dijo...

:)
Fascinante