domingo, agosto 8

Solicito Abogado.

Encontré en una caja un papel firmado con tu nombre que decía: “Siempre estaré aquí para ti…”

La sonrisa se me dibujo al notar tres puntos suspensivos en el lugar donde debiste poner un punto final que concluyese esta historia, tres puntos que dejan algo abierto, algo por agregar, una palabra, un condicional, un juramento, o el inefable “Te Amo”.

¿Y si hoy me presentara a tu casa, con ese papel firmado por ti, como contrato pugnable, exigible a la brevedad, pidiendo sólo el pago a mi derecho a ser amado por ti?

En tu defensa puedes argumentar el vencimiento del contrato omitiendo la palabra “siempre”, puedes decir que está endosado a alguien que ya no existe porque desde que no estas tú no encuentras en mí mas que sombras y retazos del hombre que amaste, me pudiera perder a tu lado entre alegatos y tecnicismos, sólo para pasar tiempo junto a ti, inventaría algún pretexto que alargara el proceso, y al encontrar falta de juicio en mis fundamentos, se dictaminaría sentencia en mi contra: el exilio.

¿Quién diría que limpiar mi cuarto tiene consecuencias legales?.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Proceso legal un tanto difícil
debiste buscar notario a su tiempo
suerte de todas formas :)

La monstrua dijo...

oye yo tengo muchos papeles de esos, creo que voy a empezar a acosar a los deudores como esos de Banamex que me hablan el domingo en la mañana para venderme seguros...